A pocos meses de la presentación del Samsung Galaxy S9, las filtraciones nos invaden minuto tras minuto. Y es que, el que parece ser el digno rival que espera el iPhone X, podría estar más cerca de lo que creemos.

Conocemos de sobra a la firma surcoreana, pues damos por hecho todo el esfuerzo y empeño que estará invirtiendo en el nuevo buque insignia; el Samsung Galaxy S9, la corona de diamantes que marcará el futuro de la compañía durante el próximo 2018.

Y bien, tras cientos de miles de rumores y muchísima especulación, hoy nos ha llegado a las manos lo que podría ser el diseño real del esperado teléfono.

El nuevo Samsung Galaxy S9; más cerca que nunca

Muchos y muchas coincidimos en que Samsung llevaba repitiendo el mismo error año tras año; su monótono y desfasado diseño. Sin embargo, dicho problema se solventó con el lanzamiento del Samsung Galaxy S8 y S8+, dos dispositivos que sin duda fueron partícipes de un evidente rediseño, empezando por la eliminación del clásico botón home y terminando con la integración de hardware más avanzado.

A raíz de dicho cambio, parece que tanto al público como a Samsung les está gustando el resultado, por lo que no sería extraño ver una evolución dentro de la misma línea del S8 en su propio sucesor.

Basándonos en las imágenes filtradas de Leakspinner, podemos apreciar un panel frontal donde se aprecia una evidente reducción de marcos, pero que por otro lado mantendría el formato 18,5:9 de su antecesor.

Donde quizá vemos más diferencias es en el panel trasero, el cual aparece formado por dos cámaras y bajo las mismas, el lector de huellas (sí, se queda), posición que compartiría con los nuevos Galaxy A 2018.

Qualcomm Snapdragon y Samsung Isocell para romper con todo

Sin duda alguna, dos de las características sobre las que más especulación ha habido al respecto son tanto el procesador como la doble cámara trasera.

En el caso del chip, el terminal estaría propulsado por el excelente Snapdragon 845 en la mayoría de mercados, mientras que se quedaría en el Exynos 9810 en los restantes.

Por otra parte, la nueva tecnología Samsung Isocell 2×7 promete asegurar muy buen rendimiento en fotografías de baja luminosidad, sobrepasando incluso a la calidad concebida en el reciente Galaxy Note 8.

Según las fuentes tratadas, las cámaras traseras no sobresaldrían del cuerpo, lo que se anotaría en un punto a favor para el diseño del S9.

De todos modos y como decimos siempre, nada es totalmente oficial. Los rumores cada vez se acercan más y más a la realidad, pero no por ello tenemos que dar rienda suelta a la confianza.

De todos modos, desde AP pensamos que el futuro Samsung Galaxy S9 viene pisando fuerte, y no tendrá nada que envidiar a sus principales competidores. Y honestamente, esperemos que así sea.