La compañía surcoreana ha mostrado en la Samsung Developer Conference 2018 uno de sus proyectos más ambiciosos y del que hemos visto muchos rumores. Hablamos, por supuesto, del móvil plegable (llamado Galaxy X o Galaxy F). Samsung no solo ha mostrado físicamente el dispositivo, sino que también ha dado algunos detalles sobre su pantalla e interfaz.

El terminal flexible de Samsung se podrá doblar por la mitad y extenderlo para convertirlo en una especie de tablet de unas 7.3 pulgadas. El contenido se adapta rápidamente a la gran pantalla y deja ver todo el frontal sin ningún tipo de bisagra. Lo interesante es que, cuando esté doblado, el terminal activará una pantalla trasera para que se pueda utilizar como un móvil, con una interfaz adaptada.

El mecanismo del terminal no es como esperábamos. En este caso, la compañía ha optado por añadir dos pantallas. Una que se pliega como si fuese un libro, y otra segunda que está en la parte trasera del terminal.

Por supuesto, la interfaz se adapta perfectamente al contenido, incluso podemos utilizar la pantalla de 7.3 pulgadas como pantalla dividida. Algo similar a lo que podemos hacer con el ZTE Axon M.

Vía: Droid Life.