Samsung ha renovado su gama Galaxy S con nada más y nada menos que cuatro nuevos dispositivos. Uno de los más interesantes es el Samsung Galaxy S10+, terminal con pantalla de 6.4 pulgadas, procesador Exynos de 7 nanómetros, 8 GB de Memoria RAM y triple cámara. En Android Perfect lo hemos estado probando y este es nuestro análisis a fondo con opinión personal.

Este año, Samsung ha decidido presentar cuatro modelos de Galaxy S10. Por un lado, el S10e, un terminal más compacto, económico y con prestaciones más bajas. El Galaxy S10 es un intermedio, con apenas diferencias respecto a este modelo Plus que analizamos; tiene una pantalla más compacta, una sola cámara en el frontal y menor autonomía. El Galaxy S10 5G es el más potente, incluye conexión 5G y cuatro sensores en su trasera.

Especificaciones técnicas del Samsung Galaxy S10+

  • Dimensiones y peso: 157.6 x 74.1 x 7.8mm, 175 gramos
  • Pantalla: Super AMOLED de 6.4 pulgadas con resolución QHD+
  • Procesador: Exynos 9820, ocho núcleos 
  • RAM: 8 GB
  • Almacenamiento: 128 o 512 GB
  • Cámara principal: Triple cámara 12 MP + 12 MP teleobjetivo + 12 MP gran angular
  • Cámara frontal: 10 megapíxeles
  • Autonomía: 4.100 mAh, carga rápida e inalámbrica
  • Conectividad: WI-FI, 4G, NFC, GPS, Bluetooth, 
  • Versión de Android: Android 9.0 Pie, One UI
  • Otos: Lector de huellas, USB C, conector de auriculares

Diseño del Samsung Galaxy S10 Plus

Samsung Galaxy S10+

El diseño del Samsung Galaxy S10 Plus es uno de los cambios más notorios. La compañía apuesta por una pantalla cada vez con menos marcos y hace un sacrificio muy importante: el de implementar una cámara directamente en la pantalla. En este caso, un doble sensor que se posiciona en la parte derecha del panel. Con esto, la compañía evita añadir un marco en la zona superior o esa clásica muesca.

Lo cierto es que el tema de las pantallas panorámicas y sin marcos traen demasiados problemas. A algunos puede que no les convenza tener un círculo (óvalo en este caso) en la zona superior, ocupando una parte de la pantalla y piensan que tal vez hubiese sido mejor una muesca. A mí, personalmente, me gusta más ver esa doble cámara en la zona superior que un gigantesco notch. La cámara en pantalla aporta una sensación muy diferente y no, no me molesta (aunque debo reconocer que durante los primeros días no podía dejar de mirar a la cámara). Sobre todo, porque está en una zona donde se ajusta la barra de notificaciones. Es como una especie de notch situado en un canto de la pantalla.

Samsung apuesta por una doble cámara integrada en la pantalla, dejando el notch únicamente para la gama media

Dejando de un lado esta doble cámara, de la que hablaré más adelante, los marcos superior e inferior se han reducido notoriamente respecto a su anterior generación. En la zona superior un fino marco acoge al auricular para las llamadas, mientras que en la barbilla, algo más pronunciado, se encuentra el otro marco sin ningún logotipo ni botonera. No me olvido de la pantalla curvada. Es algo que la compañía lleva implementando desde los Galaxy S6. Actualmente todos sus modelos de gama alta incorporan esta doble curvatura en el panel. Sí, también un lector de huellas dactilares del que hablaré más adelante.

Samsung Galaxy S10 Plus trasera

La trasera del Samsung Galaxy S10+ también cambia respecto a la anterior generación. Ahora vemos una triple cámara principal en posición horizontal, acompañada de un flash LED, sensores y sin lector de huellas dactilares. Justo debajo, el logotipo de la compañía. La trasera también tiene los laterales curvados para ofrecer un mejor agarre. Además, el módulo de la cámara sobresale ligeramente del borde. Eso sí, en una superficie plana el dispositivo no se mueve.

La trasera se fusiona con unos marcos de aluminio. Son de 7.8 milímetros de grosor. En la zona derecha encontramos el botón de encendido, en una posición algo más alta de lo habitual. En la parte izquierda, botonera de volumen y un botón dedicado a Bixby. El Galaxy S10+ no pierde el conector de arrullares. Está en la parte inferior, junto al conector USB C y el altavoz principal. En la zona superior se aloja la bandeja para las tarjetas SIM.

Samsung Galaxy S10 Plus frontal

El Samsung Galaxy S10 Plus es una clara renovación del Galaxy S9. Me parece un terminal muy bonito, en la que destaca sin nigua duda su frontal, su cámara directamente en la pantalla. El Galaxy S10 Plus tiene un peso de unos 170 gramos, aunque en mano sienta muy ligero. También es ergonómico gracias a su doble curvatura. Los materiales que incorpora el terminal le dan un aspecto muy elegante, aunque también aporta esa sensación de extrema fragilidad que nos obliga a ponerle una funda. Además, la trasera es un imán para las huellas

Aun así, y pese a esos pequeños fallos, el Galaxy S10 es un terminal con un muy buen diseño.

Pantalla: infinity-O

Dejamos de un lado la cámara en la pantalla para hablar más de cerca de su panel. El Samsung Galaxy S10+ monta una pantalla Super AMOLED de 6.4 pulgadas, resolución QHD+ (2040 x 1440 píxeles) y un formato panorámico de 19:9.

Samsung Galaxy S10 Plus pantalla

No es la primera vez que Samsung nos deleita con una pantalla de estas características. Tampoco es la primera vez que sorprende (para bien). La pantalla del S10+ es espectacular, con unos colores muy buen conseguidos, una nitidez asombrosa y un brillo excelente. Es sin duda, una de las mejores pantallas que podemos encontrar en un móvil. El panel tiene una doble curvatura en los laterales y hace que veamos algo de sombra en algunas ocasiones. Los ángulos de visión son muy buenos, consigue captar el color de una forma correcta, aunque los reflejos se pronuncian bastante.

El panel Super AMOLED del Samsung Galaxy S10+ es excelente en todos los aspectos

El formato de 19:9 le sienta muy bien. El contenido está adaptado, así que no tendremos problemas al visualizar vídeos o jugar a juegos. La pantalla viene por defecto en resolución Full HD+. Sin embargo, podemos cambiar a máxima resolución a través de los ajustes del sistema. También podemos escoger los tonos de los colores entre dos modos de pantalla: natural o intenso. Este último aumenta la saturación de los colores de manera considerable. Además, podemos escoger el balance de blancos, si queremos tonos mas fríos o cálidos. El modo lectura también está presente. Aquí la pantalla establece colores más amarillentos para evitar la vista cansada.

No nos olvidamos de la pantalla Always-on. Samsung se centra mucho en esta característica añadiendo diferentes funcionalidades. Podemos escoger el estilo del reloj, qué notificaciones queremos que salgan, la posición de la pantalla o a qué hora activarla.

Rendimiento y autonomía

Samsung Galaxy S10 Plus

El Samsung Galaxy S10+ cuenta con un procesador Exynos 9820. Es un chip de ocho núcleos, con una arquitectura de 7 nanómetros y está acompañado con 8 GB de Memoria RAM.

Samsung lleva un tiempo añadiendo sus propios procesadores, aunque en algunos mercados, como Estados Unidos, apuesta por Qualcomm y el Snapdragon 855. Aun así, apenas hay diferencias en el rendimiento. La unidad que hemos podido probar para este análisis a fondo es la de procesador Exynos y con 8 GB de Memoria RAM. Sin duda, el rendimiento no defrauda. El S10 Plus es potencia bruta, con una fluidez extrema en todas las apps y juegos que he podido probar. Fortnite, PUBG, Asphalt… ninguna se le resiste.

En AnTuTu, el Samsung Galaxy S10 ha conseguido una puntuación de 313085 puntos en la primera prueba y 330680 puntos en la segunda. Situándose así en uno de los smartphones más rápidos del mercado. Otro detalle interesante es que Samsung implementa Game Launcher, una opción para juegos donde podemos configurar algunos parámetros, descargar juegos nuevos o incluso, retransmitir una partida en directo a través de YouTube.

La batería del Galaxy S10+

¿Qué pasa con la autonomía del Samsung Galaxy S10+? Los 4.100 mAh me han parecido más que suficientes. El terminal consigue llegar al final del día y algo más con un uso medio y a últimas horas del día con una jornada más intensiva. Es una autonomía que no defrauda. 4.100 mAh dan para mucho y con una buena optimización (resolución Full HD, modo oscuro…) se puede conseguir alargar unas horas. He conseguido llegar hasta las 7 horas de pantalla sin ningún problema.

Por otra parte, el Galaxy S10 cuenta con carga rápida de 15 W. En aproximadamente una hora y media su batería llega al 100 por cien.. También cuenta con carga inalámbrica y carga inalámrbica inversa. Esta última opción nos permite cargar otros dispositivos, como móviles, auriculares o el Galaxy Watch de forma inalámrbica, mediante la trasera del terminal. Solo tenemos que activar una opción en el panel de accesos directos y acoplar el dispositivo en la parte trasera.

La triple cámara llega a los Samsung Galaxy S

Samsung Galaxy S10 Plus cámara

El Samsung Galaxy S10+ tiene una triple cámara principal. No es la primera vez que la compañía añade tres lentes en sus móviles, pero sí en la gama Galaxy S. En este caso tenemos una configuración estándar, con una lente gran angular y teleobjetivo.

  • Sensor principal: 12 megapíxeles con tecnología Dual Pixel, f/1.5- 2.4 AF +.
  • Sensor gran angular: 16 megapíxles f/2.2.
  • Sensor teleobjetivo: 12 megapíxeles f/2.4, zoom 2x y hasta 10x digital.

La calidad de la cámara principal es muy buena, Samsung nos tiene acostumbrados a un buen detalle, colores muy vivos (aunque sobre expuestos en algunas ocasiones) y un buen brillo en la imagen. Sacar fotografías con la cámara del Galaxy S10 resulta muy cómodo, porque en la mayoría de ocasiones se consiguen muy buenos resultados. En exteriores la interpretación de las sombras es muy buena y hace un buen balance de los colores. Destacamos el detalle en los objetos más alejados.

Cuando la noche cae, el objetivo de la cámara consigue buenos resultados, con una buena luz. Pero perdemos bastante detalle. Aquí, la cámara del Galaxy S10 Plus está algo por debajo de su competencia, ofreciendo imágenes un poco pobres en color y nitidez, sobre todo en los cielos o detalles del fondo de la imagen. Echamos en falta un modo oscuro para algunas escenas. Por otra parte, el enfoque se comporta correctamente en las diferentes situaciones.

En interiores con buena luminosidad también conseguimos buenos detalles, no pierde fuerza y seguimos viendo un buen brillo. En condiciones de baja luminosidad regresa ese ruido, aunque de nuevo, el objetivo es muy luminoso y consigue captar bastante luz.

GALERÍA DE FOTOS | SAMSUNG GALAXY S10+

La cámara del Samsung Galaxy S10 cuenta con modos de fotografía muy interesantes. El modo ‘enfoque dinámico’, nos permite hacer fotografías con el popular modo retrato. Además, podemos ajustar el nivel desde la propia aplicación de cámara o desde las opciones de edición en la galería. También hay diferentes efectos de desenfoque. Las imágenes tienen un buen brillo y el desenfoque está bastante bien conseguido, con un recorte correcto en la silueta y un buen detalle.

No nos olvidamos del modo Instagram. Esta función, que también está en la cámara del Galaxy S10, nos permite tomar fotografías desde la app de cámara para subirlas a las historias de Instagram. Lo interesante es que podemos utilizarlo con los diferentes sensores (gran angular, zoom o normal). Además de activar los AR Emoji.

Gran angular y zoom de gran calidad

El sensor gran angular del Galaxy S10 Plus consigue muy buenos resultados. Es una lente con mucho potencial, sobre todo para fotografías a paisajes o edificios. El detalle permanece y consigue un buen color en toda la escena, sin saturación. La exposición también es correcta. Eso sí, no nos libramos del efecto ojo de pez, aunque en la app de galería podemos ajustar el recorte y evitar ese efecto.

Por último, pero no menos importante, el sensor teleobjetivo. En este caso, con un zoom de 2 aumentos, que consigue resultados muy similares a la cámara principal. Perdemos algo de detalle, sobre todo en interiores, pero se conservan los colores y el buen brillo que ofrece la cámara del Samsung Galaxy S10 Plus.

Cámara frontal y grabación de vídeo del Galaxy S10+

El Samsung Galaxy S10 cuenta con una doble cámara frontal. El primer sensor tiene una resolución de 10 megapíxeles, con tecnología Dual Pixel. La segunda cámara cuenta 8 megapíxeles de resolución, es un sensor con profundidad de campo.

Es una de las mejores cámaras selfie que he podido probar, con un muy buen detalle y unos colores correctos, tanto en interiores como en exteriores con buena luz. Eso sí, en condiciones de baja luminosidad perdemos algo de brillo. La cámara del Galaxy S10 Plus nos permite tomar fotografías con gran angular. Aquí los resultados son muy similares, aunque el detalle flojea algo más. Sin duda, un modo muy interesante para selfies en grupo. También contamos con un efecto retrato que está bastante bien conseguido. Eso sí, falta algo más de detalle en el recorte.

¿Qué pasa con la grabación de vídeo? El Samsung Galaxy S10 Plus es capaz de grabar vídeo hasta en resolución 4K a 60 fps. Además, incluye estabilización óptica. En vídeo 4K a 60 FPS conseguimos unos buenos resultados, con un movimiento fluido y una estabilización más que decente, incluso sin activar el modo ‘superestable’. Este modo mejora considerablemente la estabilización y funciona muy bien a la hora de grabar vídeos andando o haciendo deporte. Eso si, l modo ‘superestable’ solo admite resolución Full HD 1080.

El vídeo Full HD también consigue buenos resultados, aunque perdemos esa nitidez que ofrece una resolución algo más elevada, y unos colores menos pronunciados.

App de cámara

El Samsung Galaxy S10 Plus tiene una de las mejores aplicaciones de cámara. No solo por la interfaz, sino por las opciones que incorpora. El diseño de la aplicación me gusta, es minimalista, con animaciones fluidas y una ubicación de los modos muy correcta. Un detalle interesante es que podemos escoger los modos que se muestran en la parte inferior y ordenarlos a nuestro gusto. Además, en la zona superior encontramos diferentes opciones, como cambiar el formato de la fotografía, temporizador, flash LED, Bixby Visión o los AR Emoji.

Entre los modos de cámara destacamos el profesional, donde podemos ajustar los parámetros de forma manual. También un modo AR para conseguir un efecto más pronunciado en las imágenes, con tonos algo más saturados.

En definitiva, la cámara del Samsung Galaxy S10 Plus consigue, en líneas generales, muy buenos resultados. Es una lente versátil, con opciones muy interesantes, como el modo Instagram. Aunque no vemos una clara evolución respecto a la anterior generación. Tampoco aporta ese valor diferencial que sí hemos visto en otros terminales, como el Huawei P30 Pro. Aun así, es un triple sensor…

Software: One UI es un gran salto para Samsung

Samsung decidió cambiar el nombre a su capa de personalización con la llegada de Android 9.0 Pie. One UI es ahora mucho más minimalista y con ajustes más intuitivos. Por supuesto, el Samsung Galaxy S10 Plus cuenta con One UI y la última versión de Android.

One UI es una capa madura, con un buen diseño y opciones muy interesantes. Samsung le ha dado un lavado de cara a su interfaz. Ahora las aplicaciones y el diseño de algunos elementos, como las notificaciones o ajustes, muestran unos tonos pastel, botones redondeados y con sombreados. Las animaciones también son más fluidas. Los ajustes también se rediseñan. La compañía se centra en la experiencia de una sola mano diciendo la interfaz; en la parte inferior, las opciones y botones. En la zona superior, el texto. En las imágenes de a continuación podemos verlo.

ONE UI cuenta con un modo oscuro. Este se activa través de los ajustes del sistema y nos permite cambiar la paleta de colores a negro, un negro amigable con el panel Super AMOLED del móvil, por lo que conseguimos algo más de ahorro de autonomía.

Esta interfaz está pensada para el usuario, para que podamos escoger qué queremos en una capa de personalización. Samsung lo hace dejando seleccionar las apps que queremos que aparezcan preinstaladas en el terminal cuando estamos haciendo la configuración inicial, un detalle muy interesante. Samsung tiene un catálogo de aplicaciones muy interesantes. Sin duda, la más llamativa es Samsung Pay. La plataforma de pagos de Samsung es compatible con una gran cantidad de entidades bancarias y funciona realmente bien. También hay una aplicación de temas, gestor de correo y tienda de apps, donde podemos descargar, por ejemplo, Fortnite para Android.

La capa de personalización de Samsung también incluye una navegación mediante gestos. Para entenderlo de forma rápida, es como si los botones se escondieran en el marco inferior. Por lo tanto, solo tenemos que deslizar desde el marco hacia arriba para aplicar la navegación. Los he estado usando, y en mi opinión, son fáciles de usar, pero no lo más intuitivos. Otras funciones interesantes de la capa de personalización es la mensajería dual, para utilizar dos cuentan de redes sociales en un mismo dispositivo. También la característica de Salud digital, que nos permite ver cuánto tiempo pasamos con nuestro smartphone.

Bixby

Bixby está presente en el Samsung Galaxy S10. Ahora disponible en Español. El asistente virtual de Samsung también ha dado un gran paso. Bixby entiende los comandos y nos da respuestas personalizadas. Funciona bien, con una voz clara y poco robótica y respuestas acertadas. Además, el asistente es compatible con algunas apps y servicios de terceros, lo que mejora bastante la experiencia.

También tenemos Bixby Home, un menú en el escritorio que nos permite ver las noticias importantes o diferentes consejos. Personalmente, hubiese preferido tener a Google Now. Realmente, todo lo que hace Bixby lo puede hacer el Asistente de Google. En este caso vemos un intento de ‘ecosistema’ que está muy bien conseguido. Un detalle interesante es que podemos configurar el botón de Bixby para abrir otras aplicaciones o incluso, desactivarlo para no lanzar el asistente.

No me olvido de las rutinas, una opción muy interesante que se añade en los asistentes virtuales. Podemos programar diferentes comandos para que el asistente realice las acciones. Por ejemplo, ‘Buenos días’ y que Bixby encienda la lámpara, nos lea las noticias y ponga el dispositivo en modo sonido. Todo esto se puede configurar a través del asistente.

En definitiva, One UI me ha dejado muy buenas sensaciones. Es una interfaz intuitiva, con opciones muy interesantes y un diseño que, si bien no es para todos los gustos, tiene elementos minimalistas y se mueve con total fluidez. Echamos en falta algunos cambios, como un mejor diseño en los iconos o una navegación por gestos más intuitiva.

Seguridad y sonido

Samsung Galaxy S10 Plus sonido

El Samsung Galaxy S10 Plus cuenta con un lector de huellas dactilares en pantalla. Es ultrasónico, es decir, funciona a través de la presión. Es un lector que funciona muy bien, es rápido y reconoce la huella en cualquier ángulo.

El nuevo buque insignia de Samsung también es compatible con el reconocimiento facial. En este caso perdemos escáner de iris, dado a que la cámara está directamente en la pantalla y no hay hueco para estos sensores. El desbloqueo facial funciona muy bien, en todas las situaciones, incluso al escasear nuestro rostro con gafas de sol. Los resultados en condiciones de baja luz también son muy buenos. un detalle interesante es que la zona de la cámara frontal se ilumina cuando está haciendo el reconocimiento.

En cuanto al sonido, el Galaxy S10 Plus cuenta con doble altavoz estéreo. Uno en la zona inferior, en el marco, y otro en la parte superior de la pantalla. El Galaxy S10+ es uno de los terminales con mejor sonido que he podido probar, con una calidad excelente, un volumen alto y un sonido envolvente. Perfecto para jugar a juegos, escuchar música o visualizar contenido multimedia. Además, incluye diferentes configuraciones y la posibilidad de activar la tecnología Dolby Atmos.

Precio y conclusiones

Samsung Galaxy S10+

El Samsung Galaxy S10 Plus ya está a la venta a un precio de 1.010 euros. Es un terminal muy interesante si estás buscando un móvil de gama alta, principalmente por estas cuestiones.

El Samsung Galaxy S10+ cuenta con un excelente diseño. Sus materiales ofrecen un acabado premium y lo hacen muy elegante a la vista. Es ligero y cómodo en mano. Si bien es cierto que no es el más bonito del mercado, a la vista no defrauda. Su pantalla es otra característica que hay que tener en cuenta. Eso sí, si no te importa tener dos ojos directamente en el panel. Lo cierto es que a mi no me molesta, y sin ninguna duda, el panel del Samsung Galaxy S10 ofrece unos muy buenos colores y una nitidez asombrosa.

Samsung Galaxy S10+, una opción a tener en cuenta en la gama alta

Otra de sus características más interesantes es su cámara. Una triple lente muy versátil con muy buenos resultados, sobre todo en condiciones de buena luz, donde el detalle es impecable. También destaco la facilidad de uso y la versatilidad que ofrecen los diferentes modos de la cámara. Sí que es verdad que no he notado apenas cambio respecto a la cámara del Galaxy Notre 9, la cual consigue resultados muy similares. Samsung ha añadido un sensor más que da muchísimo juego (soy un enrome amante del gran angular) pero en general, y en términos de calidad, no hay un gran paso.

Galaxy S10+ triple cámara

Por último, pero no menos importante: One UI. La capa de personalización de Samsung ha mejorado considerablemente. Veo una capa más madura e intuitiva, pensada en lo que de verdad necesitan los usuarios. Todavía le falta mucho que mejorar, sobre todo en la cantidad de ajustes y en el rendimiento de la misma, pero es una muy buena evolución.

Otros detalles, como su buena autonomía o su increíble pantalla, hacen que sea uno de los terminales de gama alta a tener muy en cuenta este 2018. Eso sí, Samsung tiene una tarea pendiente, el de evolucionar, veremos cómo lo hacen con el Galaxy Note 10 o los próximos Galaxy S.

Compra el Samsung Galaxy S10 aquí. (909 euros)

Producto recomendado