No fue una sorpresa. Gracias a las numerosas filtraciones sabíamos que Google iba a anunciar en el I/O 2019 nuevos terminales de gama media. Nuevos Pixel económicos con especificaciones más recortadas. Y así fue, la compañía de Mountain View anunció los Pixel 3a y Pixel 3a XL, dos smartphones con un diseño similar a los Pixel 3, procesador menos potente y la misma cámara principal. En Android Perfect hemos probado el Pixel 3a, te cuento mi experiencia y opinión en este análisis completo.

Google ha lanzado dos modelos de Pixel 3a. Una versión compacta, que es la que he podido probar, y un modelo XL. Este último tiene una pantalla de mayor tamaño y por la tanto, más autonomía. Por lo demás, no hay ningún tipo de cambio. Por lo tanto, si estás pensando en adquirir la versión XL, también puedes leer esta review.

Google Pixel 3a /3a XL, especificaciones técnicas

  • Dimensiones y peso: 151,3 x 70,1 x 8,2 mm, 147 gramos / 160,1 × 76,1 × 8,2 mm, 167 gramos
  • Pantalla: OLED de 5.6 pulgadas con resolución Full HD+ / OLED de 6” con resolución Full HD+
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 670, ocho núcleos 
  • RAM: 4 GB
  • Almacenamiento: 64 GB
  • Cámara principal: Dual Pixel de 12.2 megapíxeles
  • Cámara frontal: 8 megapíxeles 
  • Batería: 3.000 / 3.700 mAh con carga rápida
  • Conectividad: WI-FI, 4G, NFC, Bluetooth 5.0, GPS
  • Versión de Android: Android 9.0 Pie
  • Otros: Resistencia al agua, lector de huellas dactilares, conector de arrullares

Diseño del Pixel 3a, siguiendo las líneas de su hermano mayor

El Google Pixel 3a tiene prácticamente el mismo diseño que su hermano mayor, el Pixel 3. Aunque hay algunas diferencias palpables. Por ejemplo, el Pixel 3a está construido en policarbonato, con una trasera y marcos de este mismo material. Además, y pese a que tiene altavoz estéreo, el principal se encuentra en la zona inferior, junto al conector USB.

La trasera de policarbonato también tiene un doble acabado con una zona superior brillante imitando al cristal y una parte inferior con un acabado antideslizante que no solo lo hace un poco más bonito, sino que también ergonómico. En el centro vemos el lector de huellas dactilares, mientras que en la zona superior solo tenemos un sensor del que hablaré más adelante.

Los marcos también son de policarbonato, con un grosor de 8.2 milímetros. Tienen un acabado brillante que lo hacen algo mas resbaladizo. Afortunadamente, la trasera cumple su función y evita que el terminal se nos deslice de la mano constantemente. Toda la botonera está en la zona derecha, mientras que en la parte izquierda nos encontramos con la bandeja para la tarjeta nano SIM. En la parte inferior está el altavoz principal, así como el USB. de tipo C. En el marco superior hay un conector de auriculares.

Por último, el frontal cuenta con un formato panorámico, pero con unos marcos bastante pronunciados en la zona superior e inferior. En la barbilla no tenemos nada, mientras que en la parte de arriba está la cámara para selfies, sensores y el segundo altavoz.

El Google Pixel 3a es un terminal cómodo en mano. Donde destaca este dispositivo es en sus dimensiones. Es muy compacto y muy poco pesado si lo comparamos con otros terminales de su misma gama. Lo cierto es que no es el mas bonito de su segmento y los materiales no son los más premium, pero tampoco es un aspecto que deje indiferente. En cuanto a la durabilidad, al utilizarlo como teléfono personal durante un par de semanas he podido comprobar que es un dispositivo que resiste bastante bien al día a día, no hay golpes ni arañazos en la zona frontal o trasera.

Pantalla: un panel OLED compacto para la gama media

El Google Pixel 3 de gama media monta un panel OLED de 5.6 pulgadas con una resolución Full HD+ y un formato de 18:9. En la gama media cuesta encontrar dispositivos con estos formatos de pantalla, y lo cierto es que para muchos usuarios es importante. En mi caso, prefiero los paneles de mayor tamaño, pero la del 3a no ha dejado de sorprenderme, y para bien.

Forntal Google Pixel 3a

El panel OLED aporta negros más puros, ya que los píxeles están apagados. Esto añade un plus a Android 10 Q, la próxima versión de Android que llegará con un modo oscuro de forma nativa. En términos de nitidez, la pantalla del Pixel 3a cumple perfectamente. Cuenta con unos muy buenos colores, unos ángulos de visón correctos y un brillo más que suficiente, tanto en interiores como en exteriores.

El 3a de Google tiene la posibilidad de escoger la tonalidad de los colores a través de los ajustes. Podemos escoger entre colores más naturales, que se asemeja a un panel IPS, tonos mejorados con algo más de saturación o una opción de automático, donde el sistema decidirá dependiendo del uso. También cuenta con la opción de pantalla siempre encendida para ver las notificaciones y la hora cuando el panel está apagado.

Rendimiento y autonomía

Este móvil de Google cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 670, un chip de gama media a ocho núcleos y acompañado con 4 GB de Memoria RAM, así como 64 GB de almacenamiento interno. Es un procesador de gama media para un dispositivo de gama media, ¿cómo se comporta en el día a día?

El Pixel 3a se mueve de forma muy fluida, apenas hay cortes en las animaciones o multitarea. Por parte, gracias a la espléndida optimización de Android y Google, el terminal puede correr la mayoría de juegos sin problema, aunque en alguno sí hemos notado pequeños parones con máxima calidad o limitaciones de gráficos al medio. En procesos como navegación por redes sociales, fotografía etc no hay ningún problema y todo se mueve con total fluidez. Si bien es cierto que a día de hoy el terminal se mueve con total fluidez, puede que dentro de pocos años, una configuración de 4 GB de RAM y un chip de gama media se queden algo limitados.

Pixel 3a Google

En cuanto a la autonomía, el Pixel 3a tiene una batería de 3.000 mAh. Puede parecer una cantidad baja, pero hay que tener en cuenta que estamos ante un procesador que consume menos recursos, una pantalla pequeña con resolución Full HD+ y panel OLED y la optimización de Android. En resumen, durante las pruebas he conseguido que el Pixel 3a llegue al día sin nigún problema con un uso medio intensivo y día y medio con un uso algo más limitado, lo que no está nada mal.

Este terminal cuenta con carga rápida. Durante los análisis he podido cargar el móvil al 50 por ciento en unos 25 – 30 minutos. En 10 minutos tenemos un 20 por ciento de batería.

Cámara

Llegamos a uno de los apartados más importantes en una review. En el caso del Pixel 3a, el más importante del dispositivo. La esencia de este terminal no está en su rendimiento, ni en su diseño. Está en su cámara. Principalmente, porque incluye la misma cámara que el Google Pixel 3, la misma cámara que un móvil de unos 800 euros. Eso sí, con algunas limitaciones. Por ejemplo, no cuenta con el procesador Dual Pixel y las imágenes no se guardan en la máxima calidad.

La cámara principal consta de una sola lente de 12 megapíxeles con tecnología Dual Pixel y una apertura f/1.8 y HDR+.

Los resultados en condiciones de buena luz son sorprendes. Pude probar esta misma cámara en el Pixel 3, y sigue con ese magnifico procesado final, que en algunas ocasiones falla obteniendo unas fotografías algo más saturadas de lo habitual. Aun por ese pequeño error ocasional, las imágenes son nítidas, con unos colores excelentes, un detalle increíble y un muy buen rango dinámico.

En interiores con buena luz los resultados son similares, aquí perdemos algo más de detalle pero el procesado final por parte del software de Google. En escenas exteriores con poca luz también hace muy buen trabajo en color y detalle, lo mismo sucede en interiores, pero con algo más de ruido. Aquí podemos utilizar el modo noche, que añade más luz a la fotografía.

Aquí podemos ver la diferencia en interiores con baja luminosidad. En la fotografía de la izquierda el modo noche está desactivado, mientras que en la imagen de la derecha está activado. En ambas escenas los resultados son muy buenos, pero hay mucha más luz y un mejor color en la imagen de la derecha.

Aunque solo tengamos una cámara, también cuenta con un modo retrato a través de software que está muy bien conseguido. La cámara capta perfectamente al sujeto principal, ya sea una persona, objeto o flor como en la muestra. El desenfoque es correcto y hace un muy buen recorte. Además, en los ajustes podemos graduar el nivel de desenfocado.

Galería de fotos tomada con el Google Pixel 3a

La cámara frontal es de 8 megapíxeles. En este caso no contamos con un segundo sensor gran angular, como sí tenemos en los modelos más potentes de la compañía. Aun así, los resultados son muy buenos, con un ángulo correcto y un modo desenfoque muy bien conseguido. En la imagen se puede ver la diferencia entre una fotografía normal y el modo desenfoque. Puedes ver las muestras en el álbum que he publicado en Google Fotos.

¿Qué diferencias hay respecto a la cámara del Pixel 3 y 3 XL? Este 3a no cuenta con el procesador Pixel Visual Core, que se utiliza para algunas de las funciones más interesantes de los Pixel 3, como mejoras en el color de la imagen. Tampoco cuenta con un almacenamiento de máxima calidad en Google Fotos, por lo que las fotografías no se podrán ver en la mayor calidad posible. Aun así, son más que suficiente para disfrutar de unos muy buenos resultados.

Terminamos el apartado de la cámara hablando sobre su aplicación. Aquí Google no ha querido tocar nada y apenas hay cambios respecto a otras versiones. La app Gcam de la compañía es muy básica, con un diseño muy intuitivo y modos justos y necesarios. Por ejemplo, tenemos la posibilidad de jugar con Stikers de realidad aumentada, tomar fotografías con efecto desenfoque o incluso hacer vídeos en cámara rápida. Lamentablemente no hay un modo profesional.

En definitiva, la cámara del Google Pixel 3a es una de las mejores en su segmento. Incluso supera a otros gama alta con un precio algo más elevado. Si bien es cierto que no ofrece la versatilidad que sí vemos en móviles con triple lente, que un móvil de solo 400 euros pueda hacer estas fotografías sorprende para bien.

Software

Android 9.0 Pie al más puro estilo de Google es lo que muchos usuarios queremos en absolutamente todos los terminales. Si bien es cierto que hay muchas capas de personalización interesantes (Oxygen OS, por ejemplo) ninguna ofrece la experiencia de Android Stock. Este Pixel 3a llega con lo mejor de Android.

Android Puro, al más estilo de Google. Eso sí, con la interfaz exclusiva de los terminales Pixel. Pixel Launcher consta de un cajón de aplicaciones y de una muy buena integración con Google y todo su asistente. En Android Pie la barra de búsqueda se ubica en la zona inferior para un acceso más rápido. Además, tenemos un widget exclusivo que nos muestra información de nuestro calendario.

Android 9.0 Pie también llega con una barra de navegación algo confusa. No podemos llamarlo gestos, porque hemos visto como en Android 10 Q sí se hace una mejor integración. Aun así, es bastante intuitiva, sobre todo en la multitarea.

El Pixel 3a también incorpora características de software muy interesantes. Por ejemplo., la integración con el Asistente de Google, donde podemos realizar comandos a través de la voz o presionando en los laterales. También incluye Google Lens para reconocer diferentes objetos. Android 9 también incluye Digital Webling, una opción dentro de los ajustes del sistema que nos permite saber cuánto tiempo pasamos con el dispositivo y las diferentes aplicaciones. Además, nos permite ver opciones para evitar un uso excesivo con el teléfono.

En los ajustes del sistema encontramos diferentes opciones de gestos. Por ejemplo, podemos abrir el panel de notificaciones deslizando el lector de huellas dactilares o voltear el dispositivo para aplicar el modo ‘no molestar’.

Por supuesto, los Google Pixel 3a recibirán Android 10 Q. La beta comenzará el próximo mes y es muy probable que la versión estable la reciban junto a los demás terminales de Google.

Sonido y seguridad

El Pixel 3a cuenta con un doble altavoz estéreo. Uno está en la zona inferior, junto al conector USB C, el otro se sitúa en la parte superior, al lado de la cámara para selfies. En líneas generales el terminal ofrece una muy buena calidad de sonido, el volumen es alto y claro, perfecto para consumir contenido multimedia o escuchar música sin necesidad de auriculares.

En cuanto a la seguridad, únicamente tenemos la opción de desbloqueo mediante lector de huellas dactilares. Un escáner que por su animación no es de los más rápidos, pero es muy eficaz, siempre desbloquea a la primera.

Precio y conclusiones

Google Pixel 3a frontal

Ya lo he adelantado en el análisis. El Google Pixel 3a se puede adquirir a un precio de 400 euros, mientras que el modelo XL, con una pantalla mayor, se puede comprar por 480 euros.

El Google Pixel 3a no es el móvil más bonito de la gama media, no es el más potente y no incluye especificaciones sorprendentes, como 8 GB de RAM o cuatro cámaras en su trasera. Pero parece que el 3a no lo necesita. Google ha demostrado en este dispositivo que una sola cámara y una increíble optimización del software es suficiente para crear uno de los mejores terminales en la gama media. Sind duda, la característica principal de este móvil es su cámara. Que tengamos una de las mejores lentes del mercado en un móvil que no supera los 500 euros es increíble. Lo mismo sucede con el software. Android puro al estilo Pixel, con una fluidez extrema y actualizaciones aseguradas. Esta es la esencia del Pixel.

La esencia de los Pixel y la mejor cámara del mercado ya no se limita a los 800 euros.

El Pixel 3a también tiene otras buenas prestaciones. Por ejemplo, su pantalla OLED consigue muy buenos resultados y tiene un brillo y nitidez más que decente para consumir contenido multimedia. Además, acompañada de un audio estéreo de muy buena calidad en un diseño compacto y cómodo en mano. Su batería es más que suficiente para aguantar el día sin problemas. Además, con carga rápida mediante USB C.

Google Pixel 3X, 3A
Google Pixel 3 XL y Google Pixel 3a

¿Qué es lo que menos me ha gustado de este terminal? Su configuración e RAM y almacenamiento no creo que sea la más conveniente. Si bien, Google no añade más Memoria RAM porque su software no necesita más para ir con una fluidez extrema, muchos de los juegos más potentes comenzarán a requerir más prestaciones en los próximos meses, y tal vez 4 GB se queden cortos dentro de pocos años. Sobre todo, teneindo en cuenta que Google quiere alargar la vida mediante actualizaciones de software con nuevas versiones. Lo mismo sucede con el procesador, tal vez en un par de años su rendimiento y compatibilidad con juegos o apps potentes sea algo más limitado.

En definitiva, el Google Pixel 3a es muy buena opción para aquellos que buscan un terminal económico con una excelente experiencia en el apartado fotográfico, lo último en software y con un diseño compacto y ergonómico.

Producto recomendado

Compra aquí el Google Pixel 3a.