Hace un par de días hablábamos de cómo las firmas prefieren prescindir de servicios de terceros en sus productos y, en su lugar, crear su propio ecosistema (al más puro estilo Apple). Parece ser que Google está siguiendo estos mismos pasos con Shoelace, la red social que la compañía lleva desarrollando hace meses.

Hace años que Google empezó con la gran iniciativa de crear su propio ecosistema. Chromecast, Home, Chrome OS, Android o varios gadgets de demótica son algunos de los productos más importantes del universo de la firma. La compañía cuenta con múltiples servicios, pero aún le falla un pilar clave; su red social.

Shoelace, ¿éxito o estrepitoso fracaso?

Hace un par de meses, la red social de la compañía (Google+) se esfumaba a nivel internacional tras años de declive. Y sí, está claro que la network tuvo su momento, pero el tiempo pone a cada uno en su lugar.

No obstante, parece que Google sigue sin darse por vencido con el desarrollo de Shoelace, una nueva red social con la que la firma pretende volver a probar suerte. El proceso de desarrollo prospera de forma discreta; Shoelace pretende basarse en unos cimientos sólidos para poder hacerse un hueco real en un mercado copado por grandes redes de prestigio.

Más gestos en Android 10 Q: ahora para ver las notificaciones

Por el momento, tenemos la suerte de anunciar que la red ya se encuentra plenamente operativa en la ciudad de Nueva York. Por ahora, Shoelace solo es accesible mediante invitación individual; es decir, requeriremos de la invitación de otro usuario registrado para poder registrarnos.

Así pues, Google mantiene por ahora la vieja estrategia de la transmisión entre círculos de personas, dinámica que usó Tuenti en sus inicios, hace más de una década.

Shoelace se basa en una plataforma destinada a conectar personas con intereses similares, creando un espacio cómodo y seguro para interactuar libremente. En cualquier caso, el proyecto está lejos de ver luz y no sabemos cómo podría ser su versión oficial (si se llegase a lanzar finalmente).