Tras el lanzamiento de los nuevos Pixel 4 y Pixel 4 XL, la compañía de Mountain View tiene más proyectos que tratar de solventar los problemas surgidos con el software de los terminales. Porque Google no para de innovar. Pero siempre, de una forma muy original.

Según informa Arxiv, los científicos de la compañía tienen un nuevo objetivo: conseguir que la Inteligencia Artificial pueda interpretar la diferencia entre una molécula y su aroma o, lo que es lo mismo, interpretar un olor. Sí, el objetivo está en enseñarle a un software a reconocer olores.

Google trabaja en una IA capaz de reconocer los aromas

Las moléculas reconocidas, que ya empiezan a ser etiquetadas, se cuentan por miles. Google sigue entrenando día tras día al programa que, en un futuro, podrá implementarse en diversos sistemas de seguridad con el fin de reconocer un olor determinado, con la capacidad de asociar las moléculas a las descripciones integradas.

Descripciones como ‘tropical’ o ‘fresa’ ya no son solo sabores de chicle. Ya figuran en las descripciones recogidas por Google para prosperar en la carrera del reconocimiento olfativo. Estructuras y partículas ya no son una barrera para la inteligencia artificial. El sistema es capaz de fragmentar todo lo que reconoce para analizar minuciosamente cada sensación e incluirla en su base de datos.

La compañía explicó al medio cómo de importante es una estrecha relación entre la innovación tecnológica y la química, y cómo de sorprendentes son los resultados que, actualmente, se han llegado a conseguir. Sin duda, pequeños pasos en una realidad que cada vez está más cerca.

Y a tí, ¿te gustaría saber cómo funciona este curioso experimento?