Un año es lo que tarda Google en actualizar sus buques insignias. Los Google Pixel 3 y 3 XL se anunciaron el pasado mes de octubre de 2018 como uno de los terminales con mejor cámara, y los Google Pixel 4, anunciados hace poco más de un mes, llegan para mejorar todas aquellas carencias del Pixel 3, además de añadir algún que otro ajustes y una cámara más. Porque sí, el Pixel deja de tener una sola cámara para montar un sensor dual. En Android Perfect ya lo hemos podido analizar. Esta es mi experiencia de uso.

Comenzamos hablando del diseño del terminal. He podido analizar el Google Pixel 4, el modelo más compacto de la nueva familia Pixel, aunque los terminales son prácticamente idénticos (exceptuando el tamaño, claro). Este año no hay diferencias con el frontal, y en ambos casos vemos un bisel bastante pronunciado en la zona superior, ya que incorpora diferentes sensores de los que hablaré más adelante. En la parte inferior nos encontramos un marco mínimo, aunque para ello Google ha tenido que sacrificar el doble altavoz estéreo, y ahora solo hay uno en el frontal y otro en el marco inferior.

Marcos que, por cierto, son de aluminio y cuentan con un acabado mate que tiene un muy buen tacto, aunque es algo resbaladizo. Lo curioso es que el marco es del mismo tono en los tres modelos de color. Mi unidad es la negra, y el botón de encendido, que se encuentra en la zona derecha junto con los de volumen, es blanco. La trasera es de cristal. El acabado negro tiene un acabado brillante, mientras que el tono blanco y naranja cuenta con una superficie mate que se quedan menos las huellas. La cámara tiene una forma cuadrada y está en la zona superior izquierda. En la unidad negra no queda tan mal, ya que es el mismo tono que la trasera y apenas se distingue.

Google Pixel 4

El diseño del Google Pixel 4 no es el más bonito. Personalmente me gustaban mucho las traseras de los anteriores modelos, ese doble tono lo veía convincente, y la forma de la cámara, como solo tenía una lente, no era para nada exagerada. Google sabe que su móvil no es el más bonito. De hecho, la cuenta de hardware de Google publicó un Tweet mostrando el diseño del Pixel 4 meses antes de su lanzamiento. En el Tweet podríamos leer la frase ‘espera hasta que veas lo que es capaz de hacer’, ya que estaba claro que su aspecto físico no iba a ser su punto fuerte. El Pixel no se centra en eso, y aunque creo que es un punto negativo para los usuarios que buscan un buen diseño en un móvil, Google tiene razón, y lo mejor del Pixel está en su interior.

Más allá de lo estético, el Pixel 4 es muy móvil muy cómodo por su tamaño. Pocos terminales de gama alta (por no decir ninguno) tienen estas dimensiones. En mano sienta muy bien, y la trasera, pese a ser de cristal y ser un imán para las huellas y el polvo, no es resbaladiza.

Google Pixel 4, características

  • Dimensiones y peso: sin especificar 
  • Pantalla: OLED de 5.7” con resolución Full HD+ 90hz
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 855, ocho núcleos
  • RAM: 6 GB
  • Almacenamiento: 64 o 128 GB
  • Cámara principal: Dual de 12 MP + 16 MP telefoto
  • Cámara frontal: 16 megapíxeles
  • Batería: 2.800 mAh carga rápida
  • Conectividad: Wifi, 4G, NFC, Bluetooth, GPS
  • Versión de Android: Android 10
  • Otros: Reconocimiento facial, Motion Sense

La pantalla del Google Pixel 4

El Google Pixel 4 tiene una pantalla de 5.7 pulgadas con resolución Full HD+. Es un tamaño muy compacto, sobre todo teniendo en cuenta que los móviles actuales tienen un panel de 6.5 pulgadas o más. La calidad de la pantalla es muy, muy buena. El panel es OLED, así que los colores son algo más saturados, pero podemos cambiar la tonalidad de la pantalla en los ajustes del sistema. La nitidez es excelente y los ángulos de visión son muy buenos. Al ser un panel tan compacto, la densidad de píxeles sube y se nota a la hora de jugar a vídeos o ver juegos. Eso sí, el brillo en exteriores es algo escaso.

Google Pixel 4 pantalla

Google ha decidido añadir un panel de 90 Hz a los Pixel 4, incluido este modelo más compacto. Esta tecnología llegó con los OnePlus 7 Pro, y nos permite tener unos movimientos mucho más fluidos en la pantalla. Lo notamos a la hora de navegar por el sistema, jugar a juegos o ver vídeos. En el Pixel 4 se nota, y la diferencia es muy palpable si tenemos un dispositivo al lado que no tenga 90 Hz. Eso sí, parece que la compañía limita esta tecnología a algunos escenarios. Yo personalmente no he notado que los 90 Hz no funcionaban en la pantalla en ningún momento, ni cuando el brillo no estaba al nivel adecuado.

Los 90 Hz se pueden activar o desactivar desde los ajustes del sistema. Además, puede que haya alguna limitación en aplicaciones de terceros. Es decir, que no funcionen a una frecuencia tan alta. Que la pantalla de tu móvil se mueva a esa tasa también perjudica en el nivel de la batería.

Motion Sense en el Pixel 4

Una de las nuevas características de este Google Pixel 4 es la incorporación del radar Soli, una nueva lente que se esconde en la zona superior de la pantalla y que nos permite controlar el terminal con la mano, sin necesidad de tocar el panel. Esta función se puede utilizar en los reproductores de música o en algunas apps de Google, como puede ser la alarma o el teléfono. Cuando el radar se activa aparece un indicador en la parte superior de la pantalla, solo tenemos que mover nuestra mano por encima para que lo detecte. Yo lo he probado y funciona bien, aunque también falla en muchas ocasiones. Por ejemplo, en Spotify con solo pasar la mano rápidamente cambia a la siguiente canción, cuando suena una alarma también podemos pasar la mano por delante del dispositivo para posponerla y que suene después de 10 minutos.

Es una añadido muy interesante, pero que vamos a usar poco. Yo solo he usado esta función para posponer la alarma cuando tenía el terminal en la mesita de noche, o para ignorar alguna llamada, pero poco más. Además de los reproductores de música, no hay aplicaciones de terceros que saquen provecho de esta función. La he echado en falta en Google Fotos para pasar las imágenes.

Rendimiento y autonomía

Pasamos al apartado de rendimiento y la batería. Ya sabemos que Google a Google no le importa el rendimiento, ya que su sistema operativo es capaz de moverse con una configuración básica. En este caso nos encontramos un procesador Qualcomm Snapdragon 855, así como 6 GB de memoria RAM. Una configuración buena para el día a día y más que suficiente para todos los usuarios, incluso los más exigentes. Aunque es verdad que hubiese preferido el modelo Plus del 855 de Qualcomm y una variante con 8 GB de memoria RAM.

Aun así, el terminal se mueve con total fluidez y sin ningún corte ni LAG. Las apps se abren rápidamente, las animaciones son fluidas y es capaz de correr cualquier tipo de juego, incluso aquellos que necesitan mucha potencia.

Google Pixel 4

La batería es de 2.800 mAh. Posiblemente es uno de los puntos más negativos de este terminal, ya que me he llegado a durar entorno a medio día o poco más con un uso bastante intensivo. Difícilmente he podido llegar al final del día con un uso algo más moderado. Podemos obtener algo más de duración aplicando el modo oscuro y limitando algunos ajustes y servicios, pero la cantidad es bastante baja. Personalmente, hubiese preferido más mAh con algo más de grosor y peso en el terminal. Por lo tanto, si te preocupa la batería, es mejor ir hacia el modelo XL, que tiene una mayor autonomía.

En cuanto a la carga, cuenta con carga rápida de 18W con un adaptador incluido en la caja. No es la más rápida del mercado, pero sí que nos saca de un apuro.

Cámaras. Porque ahora hay dos

Llegamos a uno de los apartados más interesantes de este Google Pixel 4, su cámara. La gran G le ha puesto mucho empeño. Tanto, que hasta han añadido una segunda cámara. La compañía ha optado por un teleobjetivo en vez de un ultra gran angular, como tiene por ejemplo el iPhone 11. Según Google, el telefoto es más importante. Personalmente, me hubiese gustado ver una lente gran angular en el Pixel 4. Al fin y al cabo, si necesito aumentar la imagen, puedo hacerlo en formato digital (aunque pierde calidad). Sin embargo, no puedo hacer un gran angular digital.

Más allá de si el telefoto es más importante que el gran angular, la cámara del Google Pixel 4 cuenta con una lente principal de 12 megapíxeles, con el segundo sensor telefoto de 16 megapíxeles. Veamos los resultados que ofrecen estas dos lentes.

En cuanto a la cámara principal, las fotografías son muy similares a lo que vemos en los Google Pixel 3 y Pixel 3 XL. Es decir, absolutamente perfectas. La calidad de las imágenes es de las mejores que podemos ver en la cámara de un móvil, el procesado por software de la compañía es increíble, y aunque en alguna ocasión falla saturando la imagen, sorprende lo que puede hacer en todos los aspectos: color, nitidez, detalle y enfoque. Todo a las mil maravillas. En exteriores con buena luz la interpretación de las sombras es buena, con un detalle en las lanzas alejadas decente y una exposición adecuada. En interiores vemos ese buen detalle y color, aunque la calidad en general baja un poco.

En situaciones nocturnas los resultados siguen siendo muy interesantes. Sin el modo noche son buenos, aunque algo escasos en luz y color. Esto mejora considerablemente con el modo nocturno, que añade mucho más color en la fotografía, haciendo que el detalle aumente y llegando casi al nivel de las fotografías en condiciones de buena luz. Google ha añadido un nuevo modo nocturno un tanto especial, que nos permite fotografiar la vía láctea gracias a la inteligencia artificial de la cámara. Los resultados son bastante buenos y no distorsiona la imagen. Un punto negativo es que en las farolas vemos una sobre exposición bastante pronunciada.

La cámara del Google Pixel también cuenta con un modo retrato. El desenfoque se realiza por software y la fotografía la toma la cámara principal. En la edición de la imagen podemos escoger el nivel de desenfoque. Teniendo en cuenta que es la cámara principal la que hace las fotografías, los resultados también son muy muy buenos. El recorte es bueno en la mayoría de ocasiones, aunque hay veces que falla.

Zoom 2X

Pasamos a la segunda cámara teleobjetivo de 16 megapíxeles. Le he encontrado un punto negativo, y es que Google no añade el clásico botón ‘X2’ que sí encontramos en el resto de terminales y que hace que podamos acceder al zoom de una forma más rápida. Google ha querido que el cambio entre las cámaras sea lo más natural posible, pero se hace complicado saber cuándo se ha aplicado la segunda cámara, ya que tienes que ir arrastrando hasta encontrare el 2x.

Con el modo localizado, los resultados son muy buenos, similares a los que ofrece la cámara principal, sobre todo en términos de color y detalle. Aunque sí pierde algo de calidad en general, es muy difícil de percibir las diferencias entre la cámara angular y el telefoto. Comparándola con otros terminales, esta lente consigue una mejor calidad, ya que apenas hay ruido y se centra muy bien en el detalle.

En selfie y vídeo también cumple perfectamente, consiguiendo fotografías de muy buena calidad con la cámara frontal y una grabación adecuada en 4K, aunque sin superar sus rivales, como puede ser el iPhone 11.

La aplicación de cámara

Google mantiene el diseño de la aplicación de cámara, pero ahora ha añadido un control manual. Podemos ajustar el brillo y la exposición en tiempo real y antes de tomar la fotografía. Lo cierto es que los modos son bastante intuitivos. También tenemos los clásicos modos deslizando de derecha a izquierda, sí como algunos ajustes rápidos en la zona superior. Una app con un buen diseño y muy intuitiva, pero a la que se le echa en falta algún que otro modo manual, sobre todo con una cámara con tan buenos resultados.

En conclusión, la cámara del Google Pixel 4 se sitúa como una de las mejores del mercado por su increíble calidad fotográfica y todo lo que puede hacer esa lente principal con un procesado impecable. El segundo sensor telefoto no tiene tanto protagonismo, y parece que la compañía tampoco ha querido que lo tenga. Para pasar a este modo tenemos que hacer un zoom de pinza de forma algo más natural. Los resultados son buenos. Echo en falta una mayor versatilidad en la cámara de este terminal, un sensor ultra gran angular o algún que otro modo en la aplicación, ya que en este aspecto no compite con los grandes terminales.

Software: Android 10 y funciones exclusivas

Los Google Pixel están pensados para que los usuarios puedan experimentar una mejor experiencia en cuanto a software se refiere, ya que cuenta con Android Puro, sin ningún añadido más que las opciones exclusivas que añade Google a sus Pixel. Como no podría ser de otra manera, contamos con Android 10, la última versión de Android. Insisto, es limpia, sin ningún añadido ni aplicaciones de terceros, y es increíble.

Siempre he sido un gran defensor de Android Puro, de su experiencia tan fluida y de poder decidir qué aplicaciones añado a mi móvil y qué diseño le pongo a los iconos. Y aunque las diferentes capas de personalización, como EMUI o One UI, han avanzado mucho con sus funciones y ajustes, me quedo con el minimalismo, la simplicidad que da Android Puro. Eso no quiere decir que no tengamos ajustes ni opciones, lo cierto es que cada vez nos encontramos con más funciones. En este Pixel 4 podemos personalizar los colores de la interfaz, cambiar la forma de los iconos o escoger entre diferentes fondos de pantalla que se van actualizando constantemente. También podemos aplicar el modo oscuro, que se integra en todas las apps de Google y en la interfaz, de forma que nos permite ahorrar algo más de autonomía.

También contamos con Bienestar digital, una función que nos permite saber cuánto tiempo pasamos con las aplicaciones. Además, nos deja ajustar algún que otro parámetro para poder pasar menos tiempo del necesario con nuestro móvil.

Por supuesto, el asistente de Google también se integra a la perfección. Podemos llamarlo a través de la voz, deslizando desde una esquina de la pantalla o presionando en los bordes del dispositivo. El Asistente de Google es de los más inteligentes y responde todas las preguntas con claridad, además de realizar comandos para que apague o encienda las luces, que reproduzca música o que nos recuerde algo a una determinada hora.

Precio y conclusiones, ¿merece la pena el Pixel 4?

El Google Pixel 4 se puede comprar por un precio de 760 euros. Un poco más barato que el Google Pixel 3. En el caso del Pixel 4 XL, su precio asciende hasta los 900 euros.

Google Pixel 4 asistente

El Google Pixel 4 ha demostrado ser un terminal con sus pros y contras en muchos de sus apartados: una gran cámara, pero con un teleobjetivo que no quiere ser el protagonista. Un rendimiento muy bueno, pero con una configuración mejorable. Una batería insuficiente con una carga rápida y carga inalámbrica. Eso sí, una pantalla excelente en calidad y nitidez, así como un software que sigue luciendo a la perfección, con ahora más modos y opciones y una integración con el Asistente de Google que es fantástica.

La cámara es otro de sus puntos fuertes. Respecto al Pixel 3 no hay grandes novedades, más allá de un poco d mejora en el contraste de determinadas escenas y un mejor procesado. Pero también hay un gran cambio en su cámara, la segunda lente. Consigue unos resultados muy similares a los de la cámara principal gracias al buen procesado por parte de software, aunque la experiencia a la hora de intercambiar las cámaras no es la más buena.

El Pixel 4 tiene algunos puntos negativos. Uno de ellos es la batería. La duración no es la más adecuada para la mayoría de usuarios, se queda bastante corta incluso si le exigimos un uso moderado. Afortunadamente cuenta con carga rápida, pero hubiese preferido algo más de grosor y peso con una mayor batería que a tener que depender del cargador más de una vez al día.

¿Merece la pena el Google Pixel 4? Deberás valorar muchos aspectos. Por ejemplo, si para ti es más importante la batería del terminal o que puedas hacer fotografías con una muy buena calidad en un móvil compacto. Si por otra parte, no te importa tener una pantalla más grande, lo más recomendable es hacerte con el Pixel 4 XL, que además tiene algo más de autonomía.

¿Conviene pasar del Pixel 3 al Pixel 4? Como sucede en la mayoría de móviles, no es necesario saltar de una generación a otra, ya que las funciones no son tan nuevas y posiblemente la experiencia con el Pixel 4 sea muy similar a la que tienes con el Pixel 3. Por lo tanto, recomiendo esperar al Pixel 5.