Samsung no ha querido perder las costumbres, y como cada año, hay un nuevo Galaxy Note. Bueno, por primera vez, dos Galaxy Note. Porque la compañía ha querido lanzar una versión más compacta para todos aquellos que quieren disfrutar de las prestaciones del Phablet, pero con una pantalla más compacta. Yo he podido probar el modelo más grande, el Galaxy Note 10+. Las diferencias son muy pocas respecto a la variante compacta. Este es mi análisis y experiencia de uso tras dos semanas con el terminal.

¿Qué diferencias hay entre los Galaxy Note 10 y Note 10+? Principalmente el tamaño de pantalla. El Galaxy Note 10 tiene un panel de 6.3 pulgadas, mientras que el Samsung Galaxy Note 10+ asciende hasta las 6.8 pulgadas. Esto también repercute en la resolución, ya que el Note 10 tiene Full HD+ vs QHD+ del modelo Plus. También en la autonomía: 3.500 mAh en el modelo pequeño y 4.300 mAh en la variante Plus. Como el modelo normal es más pequeño este tiene un precio algo más bajo. Además, la configuración de colores, RAM y almacenamiento interno también puede ser diferente.

Otra diferencia está en la cámara. Al Note 10+ se le añade un sensor ToF, que no solo servirá para mejorar la fotografía con modo retrato, sino que también se utiliza para crear diferentes stickers de realidad aumentada.

Diseño, un Note 10+ que brilla

Samsung ha cambiado el diseño del Galaxy Note 10 respecto a su anterior generación, el Note 9. Ahora es más grande, pero con un diseño más delgado y unos cantos menos pronunciados. Consigue una forma cuadrada sin perder ese toque ergonómico que produce la doble curvatura de la trasera. Trasera que por cierto, es muy, muy bonita. Mi unidad tiene el acabado Aura Glow, que cambia de color dependiendo de la luz. Personalmente me parece muy, muy bonito, da gusto mirar su trasera cuando hay luz e ir jugando con los ángulos para ver los diferentes efectos, aunque también tiene su punto negativo. Por ejemplo, es un imán para las huellas. El acabado es una especie de espejo 8incluso puedes reflejarte) y se marcan mucho las huellas. Además, cuando no le da la luz del sol el color es de un grisáceo apagado.

Samsung Galaxy Note 10+

En la trasera vemos el módulo de triple cámara, que sobresale ligeramente del borde. También hay otra lente en el lateral para la profundidad de campo, así como el flash LED y los diferentes sensores. El logotipo de Samsung está en el centro. Y sí, la trasera recuerda mucho al Huawei P30 Pro.

Los marcos son de aluminio y tiene un acabado mate. Los de los cantos son muy finos, ya que el panel curvado ocupa prácticamente todo el lateral. Los marcos de la zona superior e inferior son algo más pronunciados porque el S Pen necesita caber. Personalmente no me molesta, como el terminal es muy grande, se agradece que haya algo más de superficie donde colocar la mano. La botonera de encendido está en la parte izquierda, también la de volumen. Puede resultar incómodo, y al principio lo es. Sin embargo, al tener registrado el escáner de huella dactilar apenas uso el botón más que para bloquear el dispositivo, a las pocas horas ya me acabé acostumbrando. Eso sí, el botón también hace la función de Bixby si lo mantienes presionado y apagarlo es algo complicado. Afortunadamente hay opción para cambiarlo en los ajustes del sistema.

Galaxy Note 10+

En el marco derecho no nos encontramos nada. En la parte inferior se aloja el Slot para el S Pen, del que hablaré más adelante, ya que cuenta con nuevas funciones. También nos encontramos el USB C. Adiós al conector de auriculares. Por primera vez Samsung lo elimina en sus dispositivos. Principalmente porque permite añadir algo más de autonomía, que se agradece en un terminal con pantalla tan grande. En el marco superior está el micrófono y la bandeja para las tarjetas SIM.

No me olvido del frontal. En este caso reina su enrome pantalla. Samsung ha hecho un muy buen trabajo minimizando los marcos al mínimo, la sensación de ‘Todo pantalla’ es muy buena, incluso con el módulo de la cámara directamente en el panel. Está en el centro y ahora es más pequeño que en el Galaxy S10. Personalmente no me estorba y prefiero tener un punto negro en la zona superior, que además coincide con el panel de notificaciones, a una muesca pronunciada y que además quite espacio en la pantalla.

Samsung Galaxy Note 10+, características

  • Dimensiones y peso: sin especificar
  • Pantalla: Super AMOLED de 6.8” con resolución QHD+ (1440 x 3040 píxeles)
  • Procesador: Exynos 9825, ocho núcleos y 7 nanómetros
  • RAM: 12 GB
  • Almacenamiento: 256 / 512 GB
  • Cámara principal: 12 MP + 12 MP teleobjetivo + 16 MP gran angular, sensor ToF
  • Cámara frontal: 10 megapíxeles
  • Batería: 4.300 mAh, carga rápida, carga inalámbrica e inversa
  • Conectividad: WI-FI, GPS, NFC, Bluetooth, USB C
  • Versión de Android: Android 9.0 Pie con One UI
  • Otros: S Pen, resistencia al agua, lector de huellas en pantalla

S Pen, ahora con gestos

El S Pen del Galaxy Note 10+ ahora cuenta con gestos, sin necesidad de tocar la pantalla. Es la novedad principal de este lápiz, que sigue siendo el atractivo del Galaxy Note (aunque lo cierto es que, durante el día a día, no le des mucho uso). Yo, como usuario de Note que he sido (El Note 9 ha sido uno de mis terminales personales durante el año) sí que he podido sacar provecho del S Pen. Principalmente para escribir notas rápidas con la pantalla apagada, hacer capturas de pantalla o incluso para navegar en determinadas situaciones (por ejemplo, cuando estoy comprando). Lo mismo me ha pasado durante estos días de uso con el Note 10+, lo he usado para todas esas funciones, y también las nuevas que incluye.

Los gestos se aplican principalmente a la cámara, y creo que es donde más tiene sentido. Desde el Note 9 el S Pen se puede utilizar para hacer fotos a distancia con solo pulsar el botón que tiene el lápiz. De esta forma, si queremos hacer una foto con un trípode o un selfie grupal, podemos utilizare este botón. Con los gestos se añade un añadido más, el de poder realizar diferentes controles. Por ejemplo, si apuntamos hacia el Note y hacemos un gesto hacia arriba, caminará a la cámara frontal o trasera. Hacia el lateral pasará por los diferentes modos, y para hacer zoom un gesto de esperar. Funcionan bastante bien, pero es una función que posiblemente le des poca utilizad. Estos gestos también pueden servir para pasar imágenes o diapositivas en una presentación, donde también mucho sentido.

En cuanto a la usabilidad del S Pen, el tamaño es más que adecuado y la sensibilidad es muy buena. Además, tiene una muy buena precisión y se llega a escribir muy bien. El lápiz del Galaxy Note 10 también cuenta con la posibilidad de traducir texto con solo acercar el puntero a la imagen o crear mensajes animados personalizados.

La pantalla del Galaxy Note 10+

Galaxy Note 10 Plus pantalla

El Samsung Galaxy Note 10+ tiene un panel Super AMOLED de 6.8 pulgadas, con una resolución QHD+ (1440 x 3040 píxeles). Lo primero que pensé al encender su pantalla es que era muy, muy grande. Es una de las más grandes que podemos encontrar en un móvil. No es lo único que me sorprendió, también lo hizo la calidad del panel. Y eso que vengo de un iPhone 11 Pro Max, donde su pantalla también es increíble.

Los colores del panel del Note 10+ son perfectos. Están muy bien interpretados, sin un exceso de blanco y con unos negros puros gracias a la tecnología AMOLED. La nitidez es excelente. Por supuesto, con una resolución tan alta es imposible distinguir los píxeles. Los ángulos de visión, incluso con la doble curvatura, son muy buenos, y el brillo en la mayoría de situaciones cumple a la perfección. Eso sí, me hubiese gustado algo más de brillo a plena luz del día.

El Galaxy Note 10+ llega con una resolución Full HD+ de fábrica, pero en los ajustes del sistema se puede cambiar a QHD+. ¿Hay mucha diferencia? Lo cierto es que, al ser una pantalla tan grande, sí que percibimos un ligero cambio de nitidez y densidad de píxeles al pasar de Full HD+ a QHD+. Sin embargo, y si no vienes de una pantalla QHD+, no vas a notar la diferencia. En Full HD se mantienen esos buenos colores y la respuesta táctil sigue siendo muy buena. Además, una resolución más baja nos permite ahorrar algo más de batería. También podemos modificar la tonalidad de la pantalla para escoger entres colores más amarillentos o más fríos.

También contamos con la pantalla ‘Always-on‘, una opción para ver las notificaciones y la hora con la pantalla apagada. Al tratarse de un panel AMOLED los negros son píxeles apagados, así que consume muy poca autonomía. Además, podemos personalizar la pantalla con diferentes colores o diseño de reloj desde los ajustes del sistema.

Rendimiento y autonomía

Por primera vez Samsung ha cambiado el procesador en este Galaxy Note 10+. El Galaxy S10 Plus cuenta con un procesador Exynos 9820, mientras que este note 10+ cuenta con un chip Exynos 9825, es una versión algo más mejorada, pero tampoco ofrece un mayor rendimiento y potencia respecto al Galaxy S10+. En la configuración de RAM nos encontramos con 12 GB, así como diferentes versiones de almacenamiento interno (256 y 512 GB). Una configuración muy, muy potente para un gama alta.

S Pen en el Note 10

El terminal se mueve con total fluidez en prácticamente cualquier situación. Apenas hay cortes ni LAGs importantes, más que los que vemos en One UI. El rendimiento en el día a día, a la hora de abrir aplicaciones, redes sociales o navegar por internet, es más que bueno. También cuando exigimos un uso mucho más intensivo al terminal, como juegos potentes (Fortnite, Asphalt) y otros procesos que requieres de mucho rendimiento. Eso sí, en esta situación el terminal tiende a sobrecalentarse, lo que hace que el rendimiento baje en algunas situaciones. Aun así, no es problema para continuar con el buen rendimiento.

Samsung añade un modo de juegos donde podemos gestionar una gran cantidad de parámetros. Por ejemplo, controlar la descarga e instalación de juegos, activar un modo ‘turbo’ para una mejor experiencia o incluso retransmitir la partida en directo a través de YouTube.

Batería para todo el día

Note 10+

En cuanto a la batería, nos encontramos con 4.300 mAh. La batería es muy buena, siendo una de las mejores en un terminal de gama alta. Esos 4.300 mAh dan para mucho, incluso para aquellos usuarios más exigentes, que están todo el día jugando a juegos o incluso viendo vídeos en YouTube. En mi experiencia he conseguido una duración de unas 7 horas con pantalla encendida, lo que se resume en poco más de un día de uso, llegando al final del día con un 10 – 20 por ciento.

El Samsung Galaxy Note 10+ cuenta con carga rápida y carga inalámbrica. La carga rápida es de 25W, y consigue cargar el 50 por ciento en unos 25 minutos, llegando al 100 por ciento en poco más de una hora. la carga inalámbrica es algo más lenta, con más de 2 horas para llegar al 100 por cien.

Cámaras

Llegamos al apartado fotográfico de este móvil. La cámara es una de los componentes más importantes, sobre todo en un móvil de gama alta. En este caso, la configuración apenas cambia respecto al Samsung Galaxy S10+, y tenemos prácticamente la misma cámara principal. El sensor principal es de 12 megapíxeles. Le acompaña una segunda lente ultra gran angular de 16 megapíxeles, un tercer sensor teleobjetivo de 12 megapíxeles con un zoom 2x y una cámara con profundidad de campo, que principalmente está enfocada a la realidad aumentada.

La cámara principal, de 12 megapíxeles, hace buenas fotografías. Los resultados son muy buenos en cuanto a nitidez y detalle, con un buen rango dinámico y una exposición más que correcta. Eso sí, con unos colores algo más saturados de lo habitual. En condiciones de buena luz hace una muy buena interpretación de las sombras y permite captar un buen detalle a larga distancia. En interiores también hace un muy buen trabajo, aunque vemos algo más de ruido y el nivel de color baja considerablemente. Cuando la luz cae perdemos algo más de detalle y color, aunque se comporta con un buen brillo.

GALAXY NOTE 10+, GALERÍA DE FOTOS

La cámara principal, trabajando junto a esa cuarta lente de profundidad de campo, permite tomar fotografías con un efecto desenfoque muy bien conseguido en términos de recorte y calidad en general. Además, contamos con modos más artísticos que capta el fondo para convertirlo en monocromo.

La cámara ultra gran angular, de 16 megapíxeles, también hace muy buenas fotografías, con una calidad similar a la principal, tanto en color como en exposición, pero con una pérdida ligera pérdida de nitidez y detalle, sobre todo en las zonas más alejadas. Además, la cámara tiende a crear un efecto de ojo de pez bastante pronunciado, aunque podemos crear un recorte a través de software desde la galería. Eso sí, perdemos algo de información en la imagen. En interiores perdemos bastante calidad aunque se conserva el color.

Zoom (2X)
Modo Angular (1X)
Modo gran angular (0.6x)

En cuanto a la tercera lente, el zoom 2x también hace buen trabajo en exteriores con buena luz. De nuevo, con una calidad muy similar a la que consigue la lente principal, pero con ese zoom añadido para captar un mayor detalle en escenas alejadas. Aquí el ruido ya está más presente, y personalmente echo en falta una mejor exposición en la escena. En interiores se pierde algo más detalle y en las escenas nocturnas vemos bastante ruido.

El Samsung Galaxy Note 10+ también incorpora opciones muy interesantes en su cámara. Podemos crear una especie de emojis animados y utilizarlos en la lente principal para después compartirlos por redes sociales o enviarlo en formato vídeo. Los resultados aquí son muy buenos, e incluso las figuras captan tus movimientos en tiempo real y con una mínima diferencia de tiempo, aquí nos damos cuenta de lo que es capaz de hacer una simple lente 3D.

Selfie

La cámara para selfies es de 10 megapíxeles. A diferencia del Galaxy S10+, solo tenemos una cámara principal, pero es más que suficiente, ya que nos permite hacer fotografías con efecto desenfoque a través de software. Los resultados son muy buenos, con una exposición correcta y un color que, para bien en algunos casos, es algo más saturado. El efecto desenfoque hace un muy buen recorte. Más allá de eso, la cámara tiene un gran angular muy amplio, que además podemos recortar si no vamos a hacer fotografías en grupo.

Aplicación de cámara

El Samsung Galaxy Note 10+ incorpora una app de cámara muy intuitiva. Personalmente, creo que es la aplicación de cámara más completa que podemos encontrar en un móvil. Tenemos diferentes modos, como el automático, un modo profesional o incluso un modo Instagram, que permite capturar fotografías con la cámara principal para después publicarlas en las historias de Instagram. Podemos acceder a estos modos deslizando hacia un lado o el otro. Además de esto, contamos con la posibilidad de reordenar estos modos y eliminar aquellos que no sean necesarios para tener accesos más rápidos.

En definitiva, la cámara del Samsung Galaxy Note 10 cumple muy bien en todos sus aspectos. La lente principal ofrece muy buenos resultados, con un buen brillo y una nitidez excelente. La cámara ultra gran angular le sigue de cerca, y también el sensor teleobjetivo. Apenas hay diferencia en la calidad, y esto hace que se disfrute más a la hora de hacer fotografías. Es una cámara muy versátil y con muchos modos. Eso sí, el nivel de las fotografías está muy cerca del Galaxy S10+ y apenas hay novedades en cuanto a calidad. Me hubiese gustado ver una diferencia notable. Ojo, esto no significa que las fotografías sean malas. Ni mucho menos.

Software

Samsung ha hecho un muy buen trabajo con One UI, la capa de personalización de sus dispositivos que llega bajo Android 9.0 Pie. Y lo cierto es que en este Galaxy Note 10+ le queda muy bien. Es minimalista, con un buen diseño general y muy, muy bien adaptada a la pantalla del Note.

One UI cuenta con unos iconos cuadrados y con esquinas redondeadas, con una plata de colores muy clara y en tonos pastel y animaciones muy fluidas. Los elementos son grandes, pero sin ocupar demasiado espacio en la pantalla. Tiene un cajón de aplicaciones que se accede a él deslizando hacia arriba desde cualquier lado de la pantalla. En los ajustes podemos escoger entre tener todas las aplicaciones en el escritorio o seleccionar el cajón de apps.

Tanto las aplicaciones propias como los ajustes tienen un buen diseño y permiten una mejor interacción para el usuario. En la parte superior de la pantalla Samsung muestra la información legible. Mientras que en la parte inferior está la zona de interacción. De esta forma no tenemos que estar subiendo la mano para acceder a algún ajuste o control dentro de la aplicación, y en un terminal de gran tamaño es muy útil.

Este terminal llega con una navegación mediante botones, aunque también se puede seleccionar un control por gestos, que básicamente ‘esconde’ los botones para realizar los gestos mediante un pequeño deslizamiento en la parte inferior. Es decir, si queremos abrir el cajón de aplicaciones, deslizamos hacia arriba desde el lado derecho, si queremos retroceder, en el lado izquierdo, y si queremos ir al home, deslizamos desde el centro. Personalmente no me parece la opción más intuitiva, ya que es complicado acostumbrarse y recordar para qué sirve cada canto de la parte inferior. Eso sí, parece que Samsung lo soluciona en One UI 2.0 y añadirá un control por gestos mucho más intuitivo. Por suerte, estamos hablando de Software y es algo que se puede solucionar con una actualización.

¿Qué funciones ofrece esta capa de personalización? Bixby es la protagonista, y lo cierto es que cada vez está mejor integrada. Desde el Galaxy S10 habla español, y lo hace con muy buen entendimiento. Es capaz de reconocer grandes comandos y nos da respuestas muy acertadas, incluso a través de servicios de terceros. También está pendiente a los comandos más importantes y a tareas que puede hacer desde el dispositivo, como apagar el terminal, abrir una app, añadir un evento al calendario o establecer una alarma. Además de esto, también cuenta con un lanzador en la zona izquierda que nos muestra diferente información a través de Widgets. Por ejemplo, las tendencias en Twitter, las imágenes más destacadas de nuestra galería o información sobre el tiempo. Estos ajustes se pueden personalizar y añadir de apps de terceros.

También nos encontramos algunos ajustes extra, como la posibilidad de utilizar aplicaciones duales, un modo para gestionar el almacenamiento o Samsung Dex, que se hace compatible con Windows para ofrecer una mejor experiencia al usuario. También tenemos apps propias, como las de temas, una tienda de aplicaciones y las clásicas apps del día a día (calendario, navegador, calculadora…).

One UI es una de las capas de personalización que más me gustan. Es increíblemente atractiva, con un diseño muy diferente a lo que vemos en otros terminales y con su propia esencia. Me parece todo un acierto que hayan minimizado al máximo los controles, ajustes e información que vemos en la pantalla. La paleta de colores es muy acertada y el modo oscuro se implementa muy bien. Por supuesto, también tenemos algunos puntos negativos. Hay demasiadas aplicaciones pre-instaladas, incluso de la propia Samsung, apps que realmente no necesitamos. Otro punto negativo es la navegación mediante gestos. En este versión está muy por detrás a otros dispositivos.

Precio y conclusiones

Note 10 trasera

El Samsung Galaxy Note 10+ se puede comprar a un precio de unos 910 euros para la versión más básica, con 8 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento interno. ¿Es recomendable?

En el análisis este terminal ha desmotado ser un auténtico móvil de gama alta, donde resalta en prácticamente todos sus apartados. Y esta vez Samsung ha conseguido hacerse con el público que no quiere un móvil grande. Porque sí, el Samsung Galaxy Note 10+ es grande, muy grande. Esto puede hacer que no todos los usuarios piensen en este terminal, pero la versión normal tiene un tamaño adecuado para loa mayoría de usuarios.

Uno de los aspectos que más me ha gustado del Galaxy Note 10 es su aspecto físico. Sí, es muy similar al Huawei P30 Pro, y puede que por eso me guste tanto. El buque insignia de Huawei es uno de los terminales más bonitos que han pasado por mi mano, y que el Galaxy Note 10+ se parezca no me parece mal en absoluto. La trasera del Galaxy es hipnotizante cuando le da la luz, aunque también es un imán para las huellas. El frontal también es hipnotizante, me asombra ver una pantalla tan grande con unos marcos tan finos, y personalmente, esa cámara en el centro no me molesta en absoluto.

La pantalla es otro de sus puntos que más me ha gustado. Un panel enorme y muy muy brillante, con un color excelente y una nitidez asombrosa. He disfrutado muchísimo viendo contenido multimedia en el terminal y jugando a juegos, y lo cierto es que para esto último el terminal también ayuda, porque su rendimiento es excelente. La batería hace un muy buen trabajo, estando a la altura de otros terminales de gama alta, como el Huawei P30 Pro. La carga no es la más rápida del mercado (si hablamos del cargador que viene de serie) pero también hace muy buen trabajo.

En el apartado fotográfico sorprende su versatilidad y cómo es capaz de capturar el gran detalle en las tres escenas. Lo cierto es que no hay una gran diferencia respecto al Galaxy S10+, todo apunta a que los resultados son muy similares, pero, lo que es bueno, mejor no tocarlo. Destaco sobre todo el selfie, que consigue muy buenos resultados sin necesidad de esa segunda lente que sí veíamos en el S10. El Software es otro de sus puntos fuertes, y no solo hablando en diseño, que personalmente me fascina. También en todo lo que es capaz de hacer, las posibilidades con el S Pen cada vez aumentan más, y los ajustes y opciones que tenemos en cuanto a productividad me encantan. Poder traducir texto de cualquier imagen, utilizar la pantalla dividida, las ventanas flotantes y la posibilidad de escribir notas con la pantalla apagada, como un número de teléfono o un mail.

En definitiva, el Samsung Galaxy Note 10+ es una muy buena opción si estás buscando un gama alta donde reine el apartado multimedia y la productividad. Samsung cada vez hace un mejor trabajo en la gama Note, y aunque no evoluciona considerablemente respecto al Galaxy S10+, asciende a uno de los mejores terminales del mercado. Eso sí, su precio es muy elevado por menos de 1.100 euros hay opciones muy interesantes, y que tal vez sean suficientes para ti.